Su escritura es tan particular como siempre; su voz igual de joven y sensual, pero los arreglos brillan de creatividad, dando énfasis al ritmo y a los sonidos electrónicos. Es la reinvención de una vida. Nacida en Montreal en 1985 de padres haitianos, Mélissa Laveaux creció en Ottawa. Con la salida de su primer álbum “Camphor & Copper” en 2009, Mélissa se instaló en Francia, una etapa delicada que alimentó los textos de su nuevo trabajo “Dying Is A Wild Night” (NoFormat / Naïve, 2013).

La belleza y la energía del nuevo disco mantienen una tensión entre esta escritura tan personal y un trabajo profundamente colectivo. Las maquetas de las canciones se construyeron sobre una base rítmica asombrosa. Posteriormente tuvo lugar un apasionado trabajo de estudio con tres experimentados músicos y productores, The Jazz Bastards, que han remodelado algunos títulos aportando mucho a la textura sonora de las canciones.

Mélissa Laveaux lo admite sin problemas: escucha mucha más música que la que escribe. Esto imprime sus canciones con miles de matices e influencias perfectamente asimiladas. De Feist a Martina Topley-Bird, de Erikah Badu a The Roots, de Rokia Traoré a Lhasa... Imágenes potentes en un álbum ambicioso: orquestaciones modernas, melodías imparables y textos personales llenos de interrogaciones sobre la fe.

”Dying Is A Wild Night” entra como un gran disco pop, de aquellos que tocan a la vez la médula, la mente y el corazón.


CONTRATACIÓN ABIERTA